GESTIÓN HUMANA Y SUS RETOS EN LA CARACTERIZACIÓN DE LAS COMPETENCIAS AMBIENTALES EMPRESARIALES

Actualizado: 9 jul 2020

Por: JOSÉ MANUEL VECINO P.*

La Gestión por Competencias es uno de los temas de mayor difusión al interior de las áreas de Gestión Humana en las empresas; el tema ambiental, por su parte, ha ido ganando terreno también en los sistemas de gestión de calidad y trasciende los espacios normativos de las exigencias legislativas, abordando la cultura empresarial como expresión del interés por la urgencia de hacer de lo ambiental un tema que vaya más allá de la moda. La huella, que dejan las empresas en su contexto ambiental, es una responsabilidad también de las personas que participan de ella.


Las Competencias Ambientales Empresariales serán, en poco tiempo, un modelo necesario orientado a identificar los comportamientos que necesitan las empresas para que sus colaboradores se conviertan en aliados en la gran cruzada por el “desarrollo sostenible” y por asegurar un espacio vital para las generaciones que aún no llegan.


Las áreas de Gestión Humana serán las que le permitirán a la empresa identificar las Competencias Ambientales Empresariales requeridas para que el desempeño, la productividad y la competitividad estén alineados con la posibilidad de una nueva racionalidad que no está escindida ni ausente de la totalidad como alternativa.


Lo ambiental incluye la actitud de las personas y trasciende el nivel empresarial. La normatividad internacional, que se orienta a promover en las empresas una producción más limpia y menos contaminante, debe ser soportada ahora por el desarrollo de Competencias Ambientales Empresariales que promuevan comportamientos que vayan más allá de las conductas mínimas de respeto al medio ambiente, se trata de construir culturas empresariales que incluyan entre sus tradiciones la necesidad de favorecer el mantenimiento de condiciones ambientales saludables para los colaboradores actuales y futuros. Se identifica la competencia ambiental empresarial, entre otras, con la necesidad de ser sensible al uso que se da a los recursos hídricos, por ejemplo, en tomar conciencia de que la calidad del aire también es nuestro problema, el consumo de energía, el respeto por los recursos naturales presentes en la gestión, la implementación de estrategias que hagan efectiva la tarea de las R (Reciclar, Reutilizar y Reducir), entre otras alternativas de acción evaluable en las acciones de las personas en las empresas.


Se pretende entonces que lo ambiental se traduzca en un esfuerzo común y no en el cumplimiento de normas que se olvidan apenas dejamos nuestro roll empresarial. Las Competencias Ambientales Empresariales, como eje diferenciador de la gestión gerencial, apenas está comenzando su tránsito hacia modelos prácticos que permitan evaluar en cada colaborador el estado actual de estas competencias frente a procesos tales como la selección de personal, la capacitación y el desempeño.


La caracterización de estas competencias tendrá como guía de entendimiento la respuesta a tres preguntas que nos guiarán para evidenciar los comportamientos de las personas ambientalmente competentes:


1. ¿Cómo DEBE SER una persona para poder afirmar que es competente desde lo ambiental?

a) Conceptualmente estructurada y con criterio para evaluar las situaciones ambientales que le rodean.

b) Abierta al debate para la construcción de conocimiento sobre el tema ambiental.

c) Consciente de sus actos relacionados con el ambiente y su cuidado.

d) Se reconoce como miembro de una sociedad interdependiente, sistémica y con un contexto histórico vital.

e) Consciente de la situación actual en la que se encuentra el ambiente que integra lo natural, lo social y lo empresarial.

f) Proactiva y que propone acciones efectivas para proteger o para minimizar los impactos causados por la gestión empresarial en el ambiente.

g) responsable de sus acciones y consciente del impacto que sus acciones tienen en el contexto ambiental en que vive.

h) Se autoregula y se autogestiona en el uso y manejo de los recursos que llegan a sus manos.

i) Trabaja a largo plazo y desarrolla un plan de acción real y evaluable para la promoción de un ambiente sano y sostenible.

j) Comprometida con la vida, con amplio