top of page

El Liderazgo del Comportamiento: Forjado en la Práctica


Por: José Manuel Vecino P.**


Introducción

El liderazgo ha sido objeto de estudio durante siglos, y diversas teorías han intentado explicar qué hace a un líder efectivo. Una de las teorías más influyentes y ampliamente aceptadas es la del liderazgo del comportamiento. A diferencia de las teorías que sugieren que el liderazgo es innato, esta teoría postula que el liderazgo se desarrolla a través de comportamientos específicos que pueden ser aprendidos y mejorados con el tiempo. En este artículo, exploraremos en detalle la teoría del liderazgo del comportamiento, analizando sus fundamentos, discutiendo la idea de que los líderes se hacen y no nacen, y examinando las diversas formas en que el liderazgo puede ser entrenado y fortalecido.

Fundamentos de la teoría del liderazgo del comportamiento

La teoría del liderazgo del comportamiento se basa en la premisa de que el liderazgo se manifiesta a través de acciones y comportamientos observables. Contrariamente a la creencia de que los líderes nacen con ciertas características innatas, esta teoría sostiene que el liderazgo puede ser desarrollado mediante la adquisición de habilidades específicas y la adopción de comportamientos efectivos.

Uno de los fundamentos de esta teoría es la idea de que el liderazgo es un conjunto de habilidades que pueden ser enseñadas y aprendidas. Autores como John P. Kotter han argumentado que el liderazgo es una capacidad que puede ser desarrollada a través de la práctica deliberada y la retroalimentación constructiva. En su libro "What Leaders Really Do" (Lo que los líderes realmente hacen), Kotter sostiene que el liderazgo efectivo se basa en comportamientos específicos, como la comunicación clara, la capacidad de motivar a otros y la habilidad para tomar decisiones difíciles.

Otro autor importante en el campo del liderazgo del comportamiento es Daniel Goleman, conocido por su trabajo en inteligencia emocional. Goleman argumenta que el liderazgo efectivo requiere un alto nivel de inteligencia emocional, que incluye habilidades como la autoconciencia, la autogestión, la empatía y la habilidad para manejar las relaciones interpersonales. Según Goleman, estas habilidades son cruciales para inspirar y motivar a los demás, y pueden ser desarrolladas a través de la práctica y el entrenamiento.


Los líderes se hacen, no nacen

El debate sobre si los líderes nacen o se hacen ha sido objeto de controversia durante mucho tiempo. Mientras que algunas teorías sostienen que el liderazgo es una característica innata que algunas personas poseen desde el nacimiento, la teoría del liderazgo del comportamiento argumenta lo contrario: que el liderazgo es una habilidad que puede ser cultivada y desarrollada a lo largo del tiempo.


Un estudio realizado por Carol Dweck, psicóloga de la Universidad de Stanford, respalda la idea de que el liderazgo se puede desarrollar a través del esfuerzo y la práctica. Dweck sostiene que las personas tienen una mentalidad fija o una mentalidad de crecimiento. Aquellos con una mentalidad fija creen que sus habilidades y capacidades son innatas y no pueden ser cambiadas, mientras que aquellos con una mentalidad de crecimiento creen que pueden mejorar y desarrollarse a través del esfuerzo y la experiencia. Según Dweck, aquellos con una mentalidad de crecimiento tienen más probabilidades de tener éxito en el desarrollo de habilidades de liderazgo, ya que están dispuestos a aceptar desafíos y aprender de los errores.


Entrenamiento del liderazgo

El entrenamiento del liderazgo es un proceso continuo que implica el desarrollo de habilidades, la adquisición de conocimientos y la práctica deliberada. Hay una variedad de formas en que el liderazgo puede ser entrenado y fortalecido, desde programas de desarrollo de habilidades hasta mentorías y coaching individualizado.

Uno de los enfoques más efectivos para el entrenamiento del liderazgo es el aprendizaje experiencial, que involucra el aprendizaje a través de la experiencia práctica y la reflexión. Los programas de desarrollo de liderazgo basados en el aprendizaje experiencial suelen incluir actividades como ejercicios de simulación, estudios de casos y proyectos de equipo que permiten a los participantes poner en práctica sus habilidades de liderazgo en un entorno controlado.

El coaching también juega un papel importante en el entrenamiento del liderazgo, proporcionando a los líderes un espacio seguro para explorar sus fortalezas y debilidades, recibir retroalimentación constructiva y desarrollar un plan de acción para mejorar su desempeño. Los coaches de liderazgo pueden ayudar a los líderes a identificar áreas de mejora, establecer metas específicas y diseñar estrategias efectivas para alcanzarlas.


Conclusión

La teoría del liderazgo del comportamiento ofrece una perspectiva valiosa sobre la naturaleza del liderazgo y cómo puede ser desarrollado y fortalecido a lo largo del tiempo. A través del entrenamiento y la práctica deliberada, los líderes pueden adquirir las habilidades y conocimientos necesarios para inspirar, motivar y guiar a otros hacia el éxito.

Si bien es cierto que algunas personas pueden tener ciertas predisposiciones innatas que las hacen más propensas a sobresalir como líderes, la evidencia sugiere que el liderazgo es principalmente una cuestión de habilidades y comportamientos que pueden ser aprendidos y perfeccionados. Al adoptar una mentalidad de crecimiento y comprometerse con su desarrollo personal y profesional, cualquier persona puede convertirse en un líder efectivo y ejemplar.


**JOSE MANUEL VECINO P.

Filósofo, especialista en Gestión Humana y Magíster en Gestión Ambiental. Si deseas comunicarte conmigo puedes hacer escribiendo a pioneroslatam@gmail.com

48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page