top of page

El Caballo Muerto de la Innovación

Por: José Manuel Vecino P.*

En la vasta llanura de la industria tecnológica, había una empresa conocida como Innovaciones Alfa. Esta compañía había sido una vez un corcel vigoroso, liderando la carrera de la innovación con sus productos revolucionarios. Sin embargo, con el tiempo, su paso se volvió lento y su brillo se desvaneció.

Un día, el CEO, Don Eduardo, convocó a una reunión urgente. “Nuestro proyecto estrella, el Sistema Zeta, no está dando los resultados esperados”, anunció con preocupación. “Pero no podemos rendirnos ahora; hemos invertido demasiado tiempo y recursos en él”.

Los empleados asintieron, pero en sus corazones, sabían que el Sistema Zeta era un caballo muerto. No importaba cuántas horas extras trabajaran o cuántas nuevas características añadieran, el proyecto simplemente no satisfacía las necesidades del mercado actual.


La gerente de proyecto, Carla, tomó la palabra. “Quizás es hora de que consideremos desmontar”, sugirió con cautela. “Podríamos redirigir nuestros esfuerzos hacia algo más prometedor”.

Hubo murmullos de acuerdo, pero también de resistencia. “¿Y si intentamos cambiar al equipo de liderazgo del proyecto?”, propuso alguien. “O tal vez podríamos fusionarlo con otro proyecto para fortalecerlo”, añadió otro.

Carla sacudió la cabeza. “Esas son solo tácticas para evitar enfrentar la realidad. El Sistema Zeta ya no tiene vida. Si seguimos invirtiendo en él, solo drenaremos más recursos sin ninguna garantía de éxito”.

Finalmente, Don Eduardo se dio cuenta de que Carla tenía razón. Con un suspiro, dio la orden de cesar el desarrollo del Sistema Zeta. Fue una decisión difícil, pero necesaria.

En los meses siguientes, Innovaciones Alfa se embarcó en un nuevo proyecto, el Sistema Omega. Con lecciones aprendidas y una nueva dirección, la empresa volvió a galopar con fuerza. El Sistema Omega no solo cumplió con las expectativas del mercado sino que también abrió nuevos horizontes para la compañía.

La moraleja de la historia era clara: a veces, la mejor manera de avanzar es reconocer cuándo algo ya no funciona y tener el coraje de buscar nuevos caminos.


** **JOSE MANUEL VECINO P.

Filósofo, especialista en Gestión Humana y Magíster en Gestión Ambiental. Si deseas comunicarte conmigo puedes hacer escribiendo a pioneroslatam@gmail.com

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page